¿Cuánto tarda un adicto en recuperarse?

9

Ésta es una de las preguntas más comunes que tienen tanto familiares como los propios adictos, una vez se les comunica que la adicción no tiene “cura” y el adicto lo es para toda la vida, y que su tendencia natural es a la recaída. La adicción es una enfermedad biopsicosocial y primaria, y no tiene cura conocida sino recuperación, es decir, se puede aprender a vivir sin ella. Es biológica porque tiene manifestaciones en el organismo (síndrome de abstinencia), a nivel psicológico (tendencia a la obsesión-pensamiento y a la compulsión-acto), y a nivel social, ya que afecta a las relaciones tanto con las personas como con la sociedad). 

 

La realidad, cuando el adicto deja de consumir drogas para iniciar el tratamiento y la abstinencia, es que puede obsesionarse con otras cosas que también llegan a causarle sufrimiento (adicción al sexo, a las relaciones, al deporte, al juego, a la comida…). 

 

El tiempo estimado de recuperación va desde los 2 a los 5 años y depende de cada paciente. Asimismo, ésta recuperación parcial implica un menor riesgo de recaída, pero habría que remarcar que, como hemos mencionado, la adicción no tiene cura y la recuperación dura toda la vida. Aun con mucho tiempo de abstinencia, el adicto debe tener un seguimiento a través de la terapia grupal.

 

Factores

 

Existen determinados factores que son decisivos a la hora de que una persona se recupere de la adicción, y unas fases que tardan más o menos en cristalizar. El primer factor sería el tiempo de consumo y si tenía adicción a varios tóxicos. A mayor edad y tiempo consumiendo, más complicado será deshabituar del tóxico y los hábitos que lo acompañan, ya que es una costumbre que ha adquirido su cerebro.

 

Aunque hay adictos a una sola sustancia, el alcohol puede ser un acompañante, las benzodiacepinas, etcétera. También cobra importancia si el adicto ha desarrollado otro trastorno mental que dificulta todavía más el proceso y el daño cerebral que exista debido al consumo de sustancias. En estos últimos casos estaríamos hablando de la posibilidad de que exista una patología dual.

 

Fases del tratamiento

 

Desintoxicación: es probablemente la más difícil para el adicto, pues se enfrenta al abandono total del consumo de la sustancia, y tiene lugar en cuanto llega a la clínica. Es un proceso complicado porque no identifican bien sus sentimientos, tanto distímicos como eufóricos, y/o sus sentimientos. 

Deshabituación: también comienza al llegar a la clínica. Una vez que se ha superado la dependencia física, debe abandonar los hábitos o situaciones que le llevaban a él, acostumbrándose a la rutina marcada y a obedecer a su terapeuta de referencia. El adicto sigue recuperándose y aprendiendo nuevos hábitos, aprendiendo a identificar sus pensamientos y emociones.

Rehabilitación: el adicto recuperado tiene que adaptarse a unos nuevos comportamientos, amigos y estilo de vida lejos de las drogas. 

Reinserción: adaptarse de nuevo a la sociedad tras haber sido adicto es un proceso que necesita de tiempo y ayuda. Es por ello que también posee una fase propia dentro de la rehabilitación, y lleva…toda la vida.

    Te ayudamos

    [_post_title]

    Artículos relacionados

    Juegos

    Cómo ayudar a un adicto al juego

    El auge gracias a internet El juego está indudablemente en auge en la última década. Las casas de apuestas, en vivo y online, han tenido un crecimiento vertiginoso cuya deuda están pagando los ludópatas, cada vez más jóvenes. La ludopatía es la adicción comportamental más extendida desde que se puede apostar por internet y cada

    Juegos

    Qué es la ludopatía

    La ludopatía es un trastorno adictivo por el cual la persona no es capaz de detener el impulso o deseo de jugar o apostar, y hace referencia a todo juego o apuesta que tenga como fin obtener un premio en forma de dinero. Para la persona ludópata, el juego se convierte de forma progresiva en

    Drogodependencia

    Cómo puedo ayudar a mi hijo drogadicto o hija adicta

    Esta es, sin duda, la gran pregunta que se hacen los padres de cualquier chico o chica con problemas de adicción. Cuando cumplen la mayoría de edad, pasan a ser completamente responsables de sí mismos, por lo que se hace mucho más complicado ponerles límites si deciden salir con sus amigos o tomar determinadas decisiones.