Los 10 tipos de trastornos de la personalidad y su relación con las adicciones

trastorno de la personalidad

La personalidad es un conjunto de características o patrones que definen a una persona: sus sentimientos, pensamientos y actitudes, que le hacen ser diferente a los demás. Cada persona, al nacer, tiene en cierto modo su personalidad condicionada por la biología. Sin embargo esta personalidad predeterminada se irá modificando a lo largo del tiempo, dependiendo de las relaciones de la persona con el ambiente. La personalidad cambia y se estructura con el paso del tiempo, ya sea por la influencia de las figuras parentales o sociales, que pueden actuar de manera consciente e inconsciente.

 

A continuación vamos a desvelar cuáles son los 10 tipos de trastornos de la personalidad que pueden presentar las personas, que hace que se vivan como desadaptativos y muy arraigados, suelen rechazar asistencia psiquiátrica y psicológica, niegan sus problemas y se sienten ansiosos y/o deprimidos de forma recidivante en el tiempo. A diferencia de otras patologías, estos trastornos de la personalidad son egosintónicos, lo que quiere decir que aquellos que los padecen son incapaces de darse cuenta de sus propios errores pese a las evidencias. Asimismo, se sienten diferentes, y tienen la sensación de no encajar con el resto de personas.

 

1. Trastorno paranoide

 

Se caracteriza por la enorme suspicacia y desconfianza de la gente, piensan que los demás quieren hacerles daño e interpretan las acciones de los demás como amenazantes e insultantes. Se muestran en tensión muscular de forma continua con afecto serio y nulo sentido del humor, y son hostiles, irritables y coléricos, rechazan la responsabilidad de sus actos y se la achacan a los demás. Parece que no tienen emociones e inspiran cierto miedo, a veces son celosos patológicos y pueden evolucionar hacia la esquizofrenia.

 

2. Trastorno esquizoide

 

Presentan aislamiento social desde niños, que es cuando suele iniciarse el cuadro, y se caracterizan por ser extremadamente introvertidos, no necesitan relacionarse con los demás ni tener lazos emocionales con ellos. Los demás los ven como excéntricos, aislados y solitarios. Pese a que les resulta difícil actuar de forma espontánea, su discurso es correcto y no pierden la capacidad de reconocer la realidad. Poseen intereses o trabajos solitarios y pueden fascinarse con objetos inanimados como ordenadores y videoconsolas.

 

3. Trastorno esquizotípico

 

Se considera como una pre-esquizofrenia, tienen conductas raras y marcadamente extravagantes, pensamiento mágico, ideas peculiares y de referencia, son supersticiosos y clarividentes, pueden creer que tienen poderes especiales. Su discurso es peculiar, y tiene significado exclusivamente para ellos mismos, presentan relaciones interpersonales pobres y pueden presentar síntomas psicóticos de corta duración. En los casos más graves, padecen de anhedonia y depresión: un estudio demostró que el 10% de afectados por este trastorno acaban suicidándose.

4. Trastorno antisocial

 

Las personas con un trastorno antisocial de la personalidad se caracterizan por la realización de actos criminales o antisociales y con la incapacidad para adaptarse a las normas sociales, se estima que constituyen el 75% de la población carcelaria. Pese a que pueden parecer normales e incluso amables, suelen cometer robos, mentiras, delincuencia y actividades ilegales que se inician en la niñez. Asimismo, son manipuladores y embaucadores, promiscuos y poco fiables, explican su conducta de forma que para ellos no tiene ninguna importancia y no poseen remordimientos. Es el trastorno de personalidad con mayor coexistencia de abuso de alcohol o drogas.

 

5. Trastorno límite de la personalidad o borderline

 

El trastorno límite está en la frontera entre la neurosis y la psicosis, con marcada inestabilidad emocional y alteración de la autoimagen. Aparece al principio de la edad adulta, presentan relaciones personales inestables y muy intensas que oscilan entre la idealización y la devaluación. Tienen una imagen de sí mismos muy inestable, presentan impulsividad (gastos, sexo, conducta temeraria), intentos o amenazas de suicidio recurrentes, sentimientos de vacío que les llevan a no tolerar la soledad y buscar compañía frenéticamente, cambios frecuentes de humor y alta incidencia de episodios depresivos. Es el tercer tipo de trastorno en coexistencia con problemas de drogas o alcohol, solo por detrás del trastorno antisocial y el dependiente.

 

6. Trastorno histriónico

 

Quienes padecen este tipo de trastorno presentan una conducta exagerada y extrovertida y son muy excitables y emotivos, gesticulan y vocalizan exageradamente con gran componente afectivo y parece que su misión fuese buscar la atención de los demás. Muestran una conducta seductora y son proclives al flirteo, necesitan reafirmarse continuamente, exageran sus pensamientos y emociones y poseen malas relaciones personales porque son vanidosos, egocéntricos y volubles.

 

7. Trastorno narcisista

 

Las personas narcisistas tienen una gran sensación de auto importancia, sentimientos de grandiosidad y se sienten personas especiales, esperan que los demás les traten como tales y toleran poco las críticas. Desean fama y fortuna, se creen autorizados para todo y sus relaciones interpersonales son frágiles debido a que son incapaces de mostrar comprensión y tienden a aprovecharse de los demás.

 

8. Trastorno por evitación

 

Entre sus características, podemos destacar que padecen una sensibilidad extrema al rechazo, timidez exagerada y aislamiento de la vida social. Parece como si tuvieran un complejo de inferioridad, se presentan de forma tensa y nerviosa y padecen mucha ansiedad al hablar ante otros. Les asusta hablar en público y realizar cualquier petición, pueden interpretar los comentarios de otros como degradantes y son tímidos, laboralmente solitarios y no suelen tener amigos o confidentes.

 

9. Trastorno de la personalidad dependiente

Padecen una conducta sumisa y dependiente, tienen miedo a ser abandonados y presentan excesiva y generalizada necesidad de ser cuidados. Se perciben como inadecuados y desvalidos, incapaces de enfrentarse solos al mundo, pasivos, dóciles y sumisos, tratan de agradar constantemente al otro para no ser abandonados y se sienten fácilmente heridos por la crítica y la desaprobación. Viven su vida a través de los demás y para los demás con quienes son cálidos, tiernos y muy considerados.

 

10. Trastorno obsesivo-compulsivo

 

Sus características principales son la rigidez y el perfeccionismo, además de la inflexibilidad, la indecisión y el bloqueo emocional y cognitivo que presentan en determinadas situaciones. Tienen gusto por el orden y son perseverantes y obstinados, excesivamente disciplinados y les gusta mantener una vida muy regulada y organizada de forma estricta.

Artículos relacionados

Adicciones

El papel del estrés en el desarrollo y mantenimiento de las adicciones

En el complejo mundo de las adicciones, el estrés es un factor que desempeña un papel crucial tanto en el inicio como en la perpetuación del comportamiento adictivo. La relación entre el estrés y las adicciones es una calle de doble sentido: mientras que las experiencias estresantes pueden conducir a la búsqueda de alivio a

Adicciones

Todo lo que necesitas saber sobre la Ketamina

La ketamina, un compuesto con una historia fascinante, comenzó su andadura en los laboratorios como anestésico y ha terminado en las calles, donde su mal uso es motivo de preocupación para la salud pública, con una gran cantidad de adictos que requieren tratamiento para desengancharse. Este artículo narrará los orígenes de la ketamina, sus aplicaciones

Adicciones

La peligrosa combinación de antidepresivos y alcohol

El tratamiento con antidepresivos puede ser un faro de esperanza para aquellos navegando las turbulentas aguas de la depresión. Sin embargo, su efectividad puede verse severamente comprometida, e incluso resultar peligrosa, si se mezclan con el consumo de alcohol. Veamos a continuación por qué esta combinación es una que deberíamos evitar a toda costa. Interferencias